domingo, abril 20, 2014

Palacio de Medicina


   El Palacio de Medicina fue diseñado por el arquitecto Pedro de Arrieta que inició los trabajos de construcción en 1732 concluyéndolos en 1736. Este edificio histórico se localiza en la Plaza de Santo Domingo una de las más armónicas y mejor conservadas del Centro Histórico de la Ciudad de México. Es precisamente su ubicación en este contexto urbano la que determinó el diseño del inmueble al contar con su acceso principal en una fachada en chaflán hacia la esquina noreste de la plaza. Por este motivo el patio interior que articula sus espacios tomó una de sus características más peculiares al eliminar las columnas en planta baja de las esquinas para evitar obstruir la vista al entrar al edificio utilizando un arco que semeja flotar sin requerir apoyo estructural, creando de esa manera una sensación al interior de amplitud y audacia, donde destacan sus sobrias arcadas y una escalinata neoclásica. Al exterior la arquitectura del edificio presenta una combinación de piedra tezontle y cantera que fue ampliamente empleada en la ciudad durante la época colonial y que da a muchos de los edificios del Centro Histórico sus característicos matices rojos y ocres.

   El Palacio de Medicina, antigua sede del Tribunal de la Inquisición, representa además un sobresaliente ejemplo de la arquitectura virreinal de la Nueva España. Tras la abolición del Tribunal de la Inquisición y la Independencia de México, este edificio paso por distintos dueños y usos hasta que en 1854 se estableció la Escuela de Medicina adaptando las antiguas celdas y salones en aulas para la impartición de diversas materias científicas relacionadas con la salud.